8 hábitos que ayudarán a llevar mejor la vuelta a la rutina después del verano.

Hay muchos sentimientos encontrados cuando llega esta época: el comienzo del año escolar. Es una transición agridulce, por un lado, los padres pueden recuperar parte de su tiempo libre sin hijos, pero la libertad de los horarios de verano, las noches al aire libre y los momentos de juegos se desvanecen ahora en los días de entresemana. Los pequeños también se debaten entre la ilusión de ver a sus amigos y la tristeza de dejar atrás los días infinitos de juego y las tardes de playa y piscina.

hábitos vuelta al cole

 

En MAÛBE Beauty nos dan 8 hábitos y consejos para hacer más llevadora la vuelta al cole. 

  1. Mejorar la organización: es fácil relajarse y disminuir la organización durante los meses de verano, tanto en cuestión de tiempo como de orden. Entre las maletas de las vacaciones, los campamentos y los viajes a la playa y a la piscina, es posible que la casa esté un poco desordenada. Lo recomendable es empezar a limpiar poco antes de que empiece el colegio y hacer una habitación a la vez, sin tratar de abarcar más de lo necesario. Esta es una buena forma de hacer inventario con lo que necesitan los hijos en cuanto a ropa, mochilas, material escolar, etc. Prepararse cada mañana es mucho más fácil y rápido cuando los hijos ven colocado en su habitación todo lo que necesitan.
  1. Empezar a poner la alarma: Es posible que hayas eliminado las alarmas de tu teléfono móvil y que hayas dejado que la mañana comience con el amanecer o con el dulce (vale, a veces no tanto) sonido de los niños llenos de emoción y con la energía propia de su edad para afrontar el día, pero ahora es el momento de reintroducir a tu vieja amiga la alarma. En lugar de intentar dormir más temprano, lo ideal es empezar a madrugar desde algunos días antes de que comience el cole. El cambio no debería ser brusco: basta con despertarse cada vez más temprano, 10 minutos, por ejemplo, hasta llegar a una hora realista de levantarse para ir al colegio. Esto hará que poco a poco sea posible acostarse más temprano, lo que hará que vuelvas a tener un horario de sueño adecuado en los meses de más jaleo.

 

  1. Mantener la lectura en los meses de verano: A veces los libros se dejan de lado al llegar el verano, pero es interesante que en las vacaciones siempre haya un libro de por medio, ya sea de lectura o de ejercicios. Dedicar 20 minutos cada día a leer o a hacer ejercicios sobre el papel es una buena manera de volver a la rutina de los libros después del verano, además es un muy buen hábito para los más pequeños.
  1. Anticiparse: Una idea de mejorar la organización y los ‘timings’ es comprobar antes cuanto tardas en llegar a la escuela y si es posible cerciorarte con antelación de cuáles son las aulas de los peques e incluso los profesores. Comprobar los horarios, el calendario escolar y la lista de objetos escolares que necesitarán. Es fundamental también asegurar que se cumple con cualquier requisito que deba ser completado antes del primer día, como las vacunas si es necesario y el papeleo que conlleva la matrícula. Mantenerse al día con las últimas directrices de COVID de la escuela también es importante. Cuanto más preparados estén los pequeños y los padres antes del primer día, más seguros os sentiréis todos al comenzar el curso escolar.
  1. La preparación de comidas: Este punto depende mucho de si se dispone de comedor o plan de comidas, pero lo que es evidente es que, durante el verano, es mucho más fácil prepara la comida sobre la marcha, unas pizzas improvisadas o cocinar una cena tardía y comerla cuando esté lista. Con la vuelta al cole y al trabajo, el tiempo para preparar comidas y prepararlo todo disminuye. Te recomendamos recopilar una lista de recetas rápidas e incluso crear un calendario de comidas y cenas para llevar un correcto plan de nutrición.
  1. Socializar de vuelta: Dado que durante el verano se viaja mucho y que la mayor parte de la socialización se realiza al aire libre con los vecinos, los compañeros de campamento o la familia, ahora es el momento de organizar alguna quedada para jugar al aire libre aprovechando el buen tiempo. Lo ideal es ponerse en contacto con algunos de los compañeros de tus hijos. Esta es una buena manera de que pasen tiempo con un amigo en esos primeros e incómodos días de colegio en los que todo el proceso de readaptación social puede ser más complicada.
  1. Establecer expectativas realistas: Como en cualquier transición, el cambio suele asustar e incomodar por lo que es posible que se necesiten algunas semanas para una adaptación completa. Una buena idea es abrir un diálogo con los niños, escuchar sus preocupaciones y hacerles saber que todo lo que sientan es natural y está bien. Aunque les cueste dejar atrás el verano, hay muchas cosas positivas que se derivan de un horario más rutinario durante el curso escolar.
  1. Equiparles con un producto de higiene ‘cool’: La higiene en edades tempranas es fundamental y crear un hábito cuando aún son niños tendrá muchas ventajas de cara al futuro. Para que los peques no se olviden de la importancia de oler bien, equípales con productos que sean llamativos y divertidos, incluso juguetones como los de MAÛBE. Un producto para acompañares son las brumas corporales sin alcohol.

Brumas corporales sin alcohol de MAÛBE: se trata de varias fragancias frescas sin alcohol: Nilsa, Dagny, Stellan o Isak. Todas ellas tienen la ilustración y personalidad de un personaje para transformar este producto en un complemento ideal para la vuelta al cole.


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados