Carga mental: qué es y porqué afecta a tantas mamás.

¿Sientes que sobre ti recae toda la planificación del hogar y de los niños? ¿Tu cabeza no para de pensar en la interminable lista de tareas por hacer? Entonces llevas encima la llamada carga mental. Se trata de todo el trabajo invisible que realizamos las madres, ese que no se ve, pero que está todo el día invadiendo nuestro pensamiento y que afecta a nuestra salud mental y emocional. En este post te contamos en qué consiste y te damos las claves para empezar a compartirla.

 Por qué la carga mental afecta a tantas mamás

Actualmente la crianza de los hijos es muy diferente a la de nuestras madres o abuelas, en la que la tradición dictaba que las mujeres eran las encargadas de la casa y de los niños. Ahora, el cuidado de estos es compartido y cada vez las responsabilidades están más repartidas entre los progenitores. Sin embargo, a pesar de que cada día más padres se involucran en la crianza por igual, la carga mental sigue recayendo en las mamás. Con este término nos referimos a todo el trabajo invisible de gestión y planificación, que es permanente y que sigue activo incluso cuando estamos descansando o a punto de dormirnos.

En casi todas las familias, las mujeres cuando nos convertimos en madres asumimos el papel de planificadoras, o jefas de proyecto. En nuestra mente creamos una lista de tareas que se deben cumplir para que la vida familiar se desarrolle correctamente: la compra, la lavadora, los deberes de los niños, la limpieza de la casa, las citas médicas, los cumpleaños, la vida social, el trabajo, las vacaciones… Y así interminablemente. Pero, ¿por qué ocurre este suceso? Esto se debe a la educación que hemos recibido en la cuál siempre se ha dado por hecho que las madres debemos asumir esa gestión logística como tarea propia. Esos roles ya están equiparados en la mayoría de los casos, pero arrastramos un largo estigma.

Según un estudio del Club de Malasmadres realizado en 2017, el 54% de las mujeres son las principales responsables de las tareas invisibles del hogar, frente al 17% de los hombres. Las cifras no han mejorado mucho en los últimos años… Otro estudio reciente señala que el confinamiento ha mantenido las desigualdades en el ámbito doméstico y familiar, a excepción de la compra, asumida por un mayor número de hombres en comparación con las cifras de prepandemia.  

Claves para repartir la carga mental

Una vez somos conscientes de que toda la carga mental recae sobre nuestros hombros, debemos actuar. Según dictan los expertos, la idea central es repartir esa carga. Te ofrecemos algunas claves para conseguirlo.  

  1. Hablar de la carga mental y de las tareas invisibles con tu familia. Verbalizar cómo te sientes y dar a conocer el peso que recae sobre ti es el primer paso para aliviar tu carga.
  2. Compartir la lista de tareas. Es muy importante apuntar la lista de tareas invisibles en un papel o calendario compartido para que no invadan tu mente.
  3. Repartir las tareas y la carga según las preferencias y la disponibilidad de tiempo. Este paso puede resultar el más complicado, pero con comprensión y comunicación tú y tu pareja podéis llegar a un acuerdo para compartir responsabilidades, no solo de ejecución, sino también de planificación. Para repartir la carga mental, debemos delegar tareas de forma completa.

Siguiendo estos pasos, conseguirás reducir la carga mental, liberarás estrés y mejorarás tu bienestar a nivel físico, mental y emocional. Ahora que ya conoces la teoría, es hora de pasar a la práctica.

Siguiendo estos pasos, conseguirás reducir la carga mental, liberarás estrés y mejorarás tu bienestar a nivel físico, mental y emocional. Ahora que ya conoces la teoría, es hora de pasar a la práctica.

 


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados